Planta Randall de YPF: primera producción de GLP con gas de Vaca Muerta

Miércoles, 27 de Marzo de 2024

Con el primer despacho de un camión con butano para abastecer al mercado neuquino, se dio inicio formal a la producción de GLP en la Planta Randall de YPF, en la provincia de Neuquén, luego de estar 17 años inactiva.

Esta planta, que producirá 150.000 toneladas anuales, entre propano y butano, es el primer proyecto en procesar gas de Vaca Muerta, y marca el inicio de una etapa virtuosa e incremental de producción de GLP en el país.

Y, a su vez, es punto de partida de los nuevos proyectos que están en carpeta y desarrollándose, en la región, para alcanzar la tan ansiada producción anual de un millón de toneladas de GLP para exportación.

La Planta Randall produce GLP a partir de un tren de separación que posee una capacidad procesamiento de 3 millones de metros cúbicos por día. La alta productividad, que equivale a tener encendidos dos trenes de separación, se debe a que se procesa un gas muy rico en líquidos.

La puesta en marcha tardó cuatro años de trabajo de readecuación, y el GLP que sale de Randall se destinará a proveer a la región patagónica y la exportación a Chile.

Cabe recordar que la planta Randall se construyó a principio de los años 80, en función del descubrimiento del yacimiento Loma de La Lata. Primero lo administró Gas del Estado, luego pasó a manos de YPF y a principio de los años 2000 quedó desactivada por falta de materia prima.

Con el impulso que tomó el gas no convencional con Vaca Muerta, se decidió la readecuación y renovación de la Planta Randall para procesar todo el gas rico, que sale de esta formación.