Calcáneo: tranquilidad de precios internacionales hasta el 2025

Lunes, 18 de Marzo de 2024

El especialista internacional consideró que el precio se estabilizará en los u$s 400 dólares la tonelada.

 

En los próximos 14 meses, el precio Internacional del GLP estará tranquilo. Lo que se augura es un precio, en promedio de u$s 400 dólares la tonelada hasta el 2025, aproximadamente. Un valor relativamente superior al promedio de u$s 300 dólares que fue en el 2023.

Esta conclusión fue informada por Adrián Calcáneo, consultor internacional en temas energéticos y de GLP de la firma OPIS Benchmark, en una de las conferencias del 37º Congreso de la Asociación Iberoamericana del GLP.

El especialista fundamentó esta tranquilidad en el precio por lo siguiente: “hay producción en Estados Unidos y existe una demanda moderada por parte de China”. Es decir, estos dos grandes jugadores, fijan el precio global del GLP. Uno siendo el principal exportador (la mitad de lo que consume el mundo sale de tierra norteamericana); y, el gigante asiático, el principal comprador del plantea, que consume este energético para transformarlo, vía industria petroquímica, en productos plásticos o similares.

Para tener en cuenta el mercado petroquímico asiático, se puede decir que tiene el mismo consumo que todo el uso residencial de GLP de América latina.

Por otra parte, Calcáneo precisó respecto al mercado de América, que Brasil continuará con una importación importante de producto, pese algunas voces que sostienen que pronto arribará al autoabastecimiento. Y agregó que el 46% de lo que importa proviene desde la Argentina.

A su vez, también consignó que México cada vez más está importando GLP desde Estados Unidos, debido a la declinación de la producción local. Y dio el número aproximado: entre 600.000 y 700.000 toneladas al mes.

Y, con respecto a la Argentina la visualizó como una proveedora regional en firma, a partir de la licuación de los gases del gas natural de Vaca Muerta, que provocará un excedente de un millón de toneladas, que más tarde o más temprano, las volcará a los mercados internacionales.  

De esta forma, Argentina será proveedor de incidencia de América, un continente que importa alrededor del 40% de lo que consume. Y de esa importación uno de cada dos kilos que importa, proviene de los Estados Unidos.