Perú: el Gobierno incorpora al GLP envasado a un fondo de estabilización de combustibles

Miércoles, 8 de Septiembre de 2021

En un año y medio se duplicó el precio de venta final, pasando de S/ 30 a S/ 65 Soles, el cilindro de diez kilos.

La suba intermitente del precio internacional del GLP lleva a los distintos gobiernos a limitar su impacto en el precio final de los consumidores hogareños.

En éste contexto, días pasados, el presidente Pedro Castillo anunció que incorporará al GLP (gas licuado de petróleo) al Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC) para contrarrestar el alza del balón de gas de 10 kilos que usan en sus cocinas los hogares del país. Cabe señalar que el GLP estuvo en el FEPC hasta el 27 de abril del 2020. El presidente de aquel momento, Martín Vizcarra, decidió retirarlo en plena pandemia.

Para entender la medida hay que observar la evolución de los precios. En éstos momentos el cilindro de 10 kilos sale S/ 65 (Soles), mientras que en diciembre del 2020 sólo alcanzaba los S/ 39, en el 2019 no superaba los S/ 30.

“Haremos que funcione técnicamente como un fondo revolvente, para que sea sostenible en el tiempo; por todas las familias peruanas para que sus vidas no dependan de la volatibilidad de los precios del GLP”, comentó el ministro de Energía, Iván Merino.

Por ahora, para mitigar el alza del precio del GLP, el gobierno viene aplicando solo el FISE (Fondo de Inclusión Social Energético), que se financia con tres recargos: en la facturación los grandes consumidores de electricidad, al suministro de líquidos del gas de Camisea y en la facturación mensual del transporte de gas natural por ductos.

Entre los objetivos del FISE está promover el acceso de balones de gas en los sectores vulnerables, para lo cual el FISE emite el Vale GLP, que es un vale de S/ 20 (Soles) para comprar un balón de 10 kilos a familias de escasos ingresos, que totalizan unos 800 mil hogares los beneficiarios del Vale GLP.

 

El precio del balón de gas se dispara

Según el informe de condiciones de vida del Instituto Nacional de Estadísticas (INEI), el 87.9% de los hogares tiene cocina a gas envasado, lo cual éstos hogares han afrontado el incremento del precio del GLP.

El GLP peruano tiene 70% de propano y 30% de butano. El consumo nacional de GLP el 2019 fue de 63 millones de barriles diarios (MBDC), el 2020 bajó a 56 MBDC y en lo que va del 2021 está en 60 MBDC. La demanda del GLP vehicular fue el 2010 de 18.1 MBDC, el 2020 bajó a 16.8 MBDC y el 2021 enero-julio subió a 20.7 MBDC.

Este año, el precio del propano en Mont Belvieu (Texas, EEUU), que es un punto de cotización internacional para hidrocarburos, subió en 52% y alcanza los US$ 1.138 por galón.

El precio del GLP puesto en el Callao (transportado por mar desde Pisco) es de S/ 3.04 por un kilo, un incremento de 53% en lo que va del año. A este costo se le suma el envasado, pintado, transporte y flete, pero inexplicablemente se multiplica por 20 el precio al consumidor, pues estos costos no deben incrementar tanto el incremento del precio.

Un balón de gas de 10 kilos de GLP cuesta hasta S/ 65, a pesar que solo se importa el 25%, pues el 70% es producido en Pisco a partir del gas natural de Camisea (Cusco) y el resto de diversos proveedores en el país. En efecto, el 2020 se produjo 40 millones de barriles diarios (MBDC) de GLP en el país y se importaron 11 MBDC. El Consorcio Camisea produjo 37 MBDC y otros 3 MBDC produjeron Refinería La Pampilla, GMP, Savia y Aguaytía.