Compás de espera: Codigas, Cegla y Cadigas esperan agilización de los pagos de la AET y un sendero de precios de parte Secretaría de Energía

Miércoles, 9 de Noviembre de 2022

Las soluciones esperan que lleguen a la brevedad, de lo contrario profundizarán las acciones de protesta.

 

Luego de la movilización de 500 camiones ante las puertas de la secretaría de Energía de la Nación y en las provincias de Mendoza, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos y Misiones, el sector del Fraccionado y la Distribución de gas envasado se llevó la palabra de la secretaria de Energía, Flavia Royón, apurar entre los siete y quince días el pago de la Asistencia Económica Transitoria (AET) y una propuesta “concreta” sobre un sendero de precios de venta al público, que sirva para recomponer los márgenes y pueda afrontar la suba de costos y salarios.

Si bien ayer no se definió los valores posibles de venta, el compromiso de las autoridades fue estudiar el tema a fondo, porque modificar el precio de venta o incrementar la AET implica mirar y estudiar el Presupuesto del 2023, por ejemplo. Esta complejidad fue la que expusieron las autoridades ante los empresarios. De todas formas, saben que el sector tiene como el ideal en el precio de la garrafa de 10 kilos es a $2.100, porque la suba de costos en los últimos años fue cuatro veces superior a lo que se le reconoció en el valor de venta.

Por su parte, los empresarios del sector entendieron la idea de encontrar una solución “integral”, pero advirtieron que mantendrán el estado de alerta y si al término de los quince días no hay respuestas concretas, se continuarán las acciones gremiales. En el caso de la Distribución se mantiene la no venta en puerta de depósito y, en caso extremo, se realizaría un cese de comercialización total.

La reunión en Energía comenzó a las 14.30 horas y se prolongó hasta pasadas las 19 horas. De la misma participaron Ricardo Azar (Codigas), Pedro Cascales (Cegla) y Claudio Bisurgi (Cadigas) y otros dirigentes más, mientras que de la parte gubernamental se encontraban Royón y el subsecretario de Combustibles, Federico Bernal. La idea de reunirse con el ministro de Economía, Sergio Massa, no se dio por estar en la provincia de Mendoza.

La falta de un precio lógico y el retraso en el pago de la AET puso en una situación de estrangulamiento económico a las empresas, que ya comenzaron a retrasar inversiones, o demoran pagos de las obligaciones fiscales y también piensan en la reducción del plantel de trabajadores.   

Las empresas entienden que es urgente la puesta en marcha de un sendero de precios, porque las mismas, por ejemplo, firmaron y acordaron paritarias salariales cercanas al 100%. A esto se le debe sumar costos como combustibles o mantenimiento, que tienen subas similares o superiores.

Esta situación se da en una complejidad particular por la incidencia fiscal que tiene en la comercialización del gas envasado en toda su cadena. La ayuda desde el Estados Nacional alcanza al Programa Hogar, que subsidia con $662 a cada uno de los cuatro millones de beneficiarios, provocando un desembolso mensual de unos cinco mil millones de pesos. Además, se debe sumar el pago que se les da a las petroleras para mantener un precio diferencial por las 700 mil toneladas de Butano anuales que aportan al Programa.

 A todo esto se le suma la AET, que va a Distribuidores y Fraccionadores, y que tiene el objetivo de mantener el precio de venta y amortiguar la suba de los costos del servicio. Pese a las buenas intenciones, la AET no alcanza a pesar  de una erogación anual, aproximada, de unos ocho mil millones pesos.